Perfil Victor Zenon

Actualizado: 9 jul 2020

Hola a todos y bienvenidos de nuevo. Hoy vamos a profundizar un poco más en el antagonista de la historia. Comencemos por lo que ya sabemos de él.


Tiene casi 19 años y es el arquetipo del príncipe de los cuentos alto, atlético, de cabello rubio lacio y con unos penetrantes ojos verdes. Sin embargo, desde el momento en que Irina lo conoce algo en ellos no funciona. Esto es porque Victor Zenon refleja en su mirada prepotencia e incluso crueldad, combinados con la certeza de quién sabe qué puede hacer y tener cualquier cosa que desee. Si desean saber más de cómo se conocieron suscríbanse al blog y reciban totalmente gratis el inicio de esta historia.


Su madre, la fallecida reina Eleanor, tuvo una gran influencia en el. Desde pequeño le enseño a despreciar a su pacifico padre y a soñar con un imperio. Además de que siempre lo rodeo del mayor lujo posible y le enseño a ser violento y a imponer su voluntad, siendo esto para ella las marcas de un buen gobernante. Victor creció convencido de su propia magnificencia y como gracias a ella podría arreglar el desastre de reino que heredaría de su padre.


Eleanor falleció poco antes de que comenzara la historia, pero sus enseñanzas se grabaron a fuego en la memoria del príncipe. No obstante, el siempre considero que el papel de reina, una vez que cumplía con su deber de dar heredero, pasaba a ser bastante secundario, ya que la caridad (papel principal de la reina en su reino) tanto para el como para su madre era algo necesario pero aburrido.


Acostumbrado a tener lo que deseaba se hizo organizar un fastuoso baile (a pesar de odiar la danza) para conseguirse una reina, al ver que su padre se debilitaba día con día. Su padre ya era mayor cuando el nació y ahora que él era un joven adulto, su padre era un anciano. Ahí es donde conoce a Irina y se ve interesado en su belleza, pero pronto se da cuenta de que hay mucho más que una chica linda.


Se dio cuenta de que esa chica, a pesar de ser muy joven, era un reto. Alguien que no se doblegaría ante el tan fácilmente y un desafío irresistible. No deseaba su corazón, era demasiado practico para ello, considerando las relaciones románticas pura sensiblería. Simplemente deseaba hacerla suya, a cualquier costo, para probarse, aunque fuera a sí mismo, que podía hacerlo. Suscríbanse al blog para saber en qué continua esta historia y nos vemos pronto.


Conoce la primera página de El no típico cuento de hadas aquí

Suscríbete al blog aqui

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo